Elizabeth Palmieri desde MdP;»Para superar esto mañana, tenemos que empezar a modificarlo desde hoy».

En nuestro recorrido que no se detiene volvemos a la ciudad de Mar del Plata, para saber de la vida de una persona muy especial, que fue construyendo un presente promisorio laboralmente después de mucho estudio, capacitaciones y experiencia de vida. Formó su hermosa familia y disfruta de actualmente de la compañía de su padre en cada viaje laboral, y en su propia casa. Una nota imperdible en el diario digital www.ayacuchoaldia.com.ar con Elizabeth Palmieri.

En el comienzo de la charla le preguntamos sobre su actividad, y explica; “Hola me crié en Ayacucho, y desde los 18 años me fui a estudiar a Mar del Plata, realice el magisterio en el secundario y vine a acá, para hacer la carrera de Ciencias de la Educación, aunque también me había ido un tiempo a Tandil, para poder terminar los estudios terciarios”.

Hablamos inevitablemente de su presente laboral, y del acompañamiento de su papá Luis, en esa actividad, a lo que responde; “Hay dos caminos que sean cruzado en este último tiempo, uno que es personal y el otro que es el profesional. Desde el primero siempre relacionado a la actividad de meditación y yoga,  el sonido terapéutico. Ese era mi camino personal propio para mi conocimiento y aprendizaje, para el bienestar mío, para una mejor vida. Ahora, como licenciada en Ciencias de Educación comencé hace un tiempo a trabajar con grupos para poder dar la posibilidad en los talleres que la gente se exprese, comparta sus ideas y bueno, por eso empecé con juegos y reuniones. Eso se convirtió en un  taller de meditación, luego se pasó a un taller sonoro y ahí surgieron las prácticas de armonización. Me llevó muchos años, pero el trayecto profesional-laboral está muy ensamblado con mi vida, y mientras trabajaba aprendí a vivir y mientras aprendí a vivir trabajado, ¿Se entiende no?

Volvemos a girar la conversación virtual, volvemos a referirnos a su gran momento, este presente de consultas, viajes y talleres más allá de esta situación y afirma; “En realidad vivo un buen momento, llegué hasta Ayacucho hace un tiempo y por esas cuestiones que parecen del azar, pero nada es casualidad, estaba haciendo otros pueblos y una amiga me dijo porque nunca regresaba ahí. Así que volví a compartir con la gente lo que hago por todo el país. Si bien esto pasaba antes de la pandemia, cuando los días martes miércoles y jueves estaba en Mar del Plata y el resto de los días viajaba por todo a la Argentina. Iba a Olavarría, Balcarce, Bolívar, Pergamino, La Plata, Tres Arroyos y muchas más lejanas. También a medida que los chicos se fueron haciendo grandes y fuimos suspendiendo los más lejanos para no dejarlos tan solos, como ahora que estamos esperando esta situación se resuelva, ya que todo tiene su tiempo, y volver a retomar esos caminos más largos. En este momento estoy haciendo las prácticas online y es una enorme alegría encontrar gente de todo el país, a cada momento se comunican de Río Negro, Córdoba e inclusive de Paraguay o de Estados Unidos”.

La consultada sobre cuál sería en si su actividad, lo que ofrece con sus servicios, sostiene; “En sí mi trabajo es de terapeuta especializada en el yoga Nidra.  Qué es el yoga de la meditación, para eso estudié educación pranayama (x1) que una de las distintas líneas dentro del yoga, no lo quiero ser muy complejo porque no sé si va a entender bien. Trabajó por instrumentos como cuencos de cuarzo, metálicos, toda la línea de tambores para la promoción del bienestar de las personas. Esto es para tratamientos de ansiedad. Estrés, autoconocimiento personal, para la calma para la armonía, desarrollamos técnicas que tienen que ver con eso, más en estos tiempos que está todo el mundo cómo pasados de rosca, para que de alguna justamente volver a nuestro eje volver, a la calma”.

Desde ayacuchoaldia.com entendemos que es un momento muy difícil, ¿Cómo vivís este momento?, le preguntamos. Y manifiesta; “Es que trabajo mucho, pero tengo que diferenciar, el antes y el después de la llegada de la pandemia. Eso se debe a que hay una modificación en la forma de responderte, o en el contenido de la respuesta. Antes había muchísima, pero muchísima gente en los salones, tuve reuniones con más de 100 personas y hasta 200 personas, en una relación cara a cara, dentro de un salón. Hoy con la pandemia, como las cosas son online y mucha gente que no tiene internet o tiene, o no se puede conectar o no tiene señal o no encuentra la forma,  bueno la ansiedad ha crecido sobremanera y está un poco se hace nada algunos no saben o no pueden o no tienen los medios para acceder a la conexión verdad”.

Consultada como se compone su familia en la actualidad ya presencia de su padre en la propia casa, y sostuvo; “Para mí ya se compone por mi papá Luis, mis hijos Renata, Marcos y Piero.- risas -. Si es toda una aventura a vivir con mi papá, yo siempre les digo a las personas y ahora te lo digo a vos también, los abuelos los mayores son nuestros maestros por su camino transitado. En las buenas y en las malas la enseñanza y el aprendizaje, sus grandes logros que han tenido y los grandes fracasos y dolores, yendo de un lado para el otro, no dejan de ser maestros también. Y eso es muy valioso. Asimismo la relación con los jóvenes, con los niños, por ahí no son las relaciones tan intensas que teníamos nosotros cuando éramos adolescentes en el pueblo, pero es una dicha mantener esta tradición tan intacta acá, a pesar de no estar en Ayacucho”.

Nos referimos a como es un día de ellos hoy, suponemos que no hay tiempo para aburrirse…Y afirma;”No, no, no por supuesto. El día se divide en cuestiones de madre y de profesional. También mucho de cuestiones de amiga ¿no? Es porque a lo largo del tiempo muchas de las personas que han ingresado a las prácticas de armonización y logran encontrar en sí mismas un estado de calma y de armonía. Caminamos juntas por lo que se convierten en grandes amigas caminantes y tengo la bendición de tener un trato diferente, ya que no son sólo asistentes a los cursos sino que tiene que ver con años compartidos, aprendizajes de tiempo-espacio, y como siempre digo nadie llega para allá. Cada cual llega en el momento oportuno y por una razón superior, magistral, para poder realizar su encuentro”.

También dialogamos sobre los protocolos que debió implementar y los cambios en su actividad con la pandemia, a lo que responde; “No estoy trabajando en los salones actualmente, presente un protocolo hace 2 meses. Al mismo me lo han ido actualizando, aunque no estoy trabajando con gente en los salones, ni individual ni en forma grupal. Sólo lo hago en forma  on-line y tampoco estoy viajando a otros pueblos. Supongo que para el mes de agosto me otorguen la posibilidad de hacer encuentros hasta 10 personas, pero no quiero realizar ninguna anticipación porque en sí no sabemos nada en concreto”.

Sobre la continuidad de las clases, ya que tenés chicos de distintas edades y además porque fuiste docente, ¿Qué pensás de eso? Y enfatiza; “Mis hijos han tenido la posibilidad de continuar con clases diarias semanales en el transcurso de toda esta situación. Ahora debo decir que también sé que hay otras familias, qué escuché por comentarios de la gente, ya que hay mamás dicen que sus hijos no tienen la posibilidad de una continuidad escolar, por diversos motivos, ya sea conectividad. Y de esas cosas he escuchado tantas… Yo estoy conforme con lo que se hizo. Falta por ahí la conexión directa con el docente, yo creo que nada reemplaza la relación empática entre el alumno y el profesor. El interjuego de conocimiento y demás aspectos. Quizás sobre la cuestión puntual, lo online es una posibilidad circunstancial, creo yo. Pero nada reemplaza a la relación docente cara a cara”.

Siempre en una charla interesante y amena, le preguntamos si ha podido ver las cosas de otra manera o forma, por lo que está pasada mucha gente ante esta situación; Y reflexiona; “Mucha gente ha sentido miedo. Quizás el miedo lo que hizo, es modificar cuestiones de su vida o cambios en las relaciones, en su hábitos. Yo no he sentido miedo particularmente, pero si una situación de crisis. Qué hace que uno se acerque a las cuestiones relativas por lo menos en mi caso, y he logrado un cambio. Es por un análisis positivo y no por una cuestión negativa, ni por miedo. Y por supuesto espero como todo el mundo los reencuentros, yo creo que no hay nadie que no esté esperando ese momento…Las comidas, las reuniones de amigos, las salidas, los paseos…Eso es inherente a nuestra humanidad”.

En este sentido, compartimos nuestra visión de lo sociables que somos…Y responde; “Y es muy particular, el argentino por su socialidad. También es inherente a la condición humana, y ahora con este distanciamiento social, estamos tratando de que no se convierta en un distanciamiento emocional, nos conectamos nos llamamos hacemos videollamadas buscamos distintas formas y medios para evitar el desprendimiento emocional, ya que nadie reemplaza a la sociabilidad…Lo qué es propio de la condición humana”.

Mientras profundizamos en los conceptos y posturas, no podemos dejar de mencionar que hay gente que cree que ya está la cuarentena, que ya pasó… ¿Qué te parece a vos, a tu entorno, a la gente con que tratás? Y sostiene; “Yo creo principio que nos tiene que haber servido todo esto para modificar hábitos y situaciones, Quizás ya hemos aprendido, tal vez considero, no sé si estarán todos de acuerdo es mi punto de vista u opinión, en que podamos aprender a convivir en esta situación a respetarnos a cuidarnos, y a continuar la vida de trabajo, de relaciones, todo en ese marco de calma. Espero que muchos pensemos, porque también no es la misma normalidad, sino una anormalidad actualizada. Ya es tiempo de que podemos hacer uso de la responsabilidad, de la libertad de las posibilidades. Es mi punto de vista”.

Sobre cómo ve que actúa la gente, vos qué tenés la particularidad de ver las cosas de otro punto de vista o de pensar la otra manera; ¿Qué opinas? ¿Cuándo hay manifestaciones anti cuarentena, por ejemplo, no ve que otras personas se mueren? A ello, responde; “Nosotros somos un sesgo de positividad y un sesgo de negatividad. Sabes que desde el origen de nosotros, como personas, como hermanos está la memoria. Nuestras células, nuestra alma, la versión del peligro, de la defensa, la forma de actuar ante situaciones conocidas…Y la pandemia es una situación desconocida. Eso que aparece en la apariencia, no deja de ser algo, r

En nuestro recorrido que no se detiene volvemos a la ciudad de Mar del Plata, para saber de la vida de una persona muy especial, que fue construyendo un presente promisorio laboralmente después de mucho estudio, capacitaciones y experiencia de vida. Formó su hermosa familia y disfruta de actualmente de la compañía de su padre en cada viaje laboral, y en su propia casa. Una nota imperdible en el diario digital www.ayacuchoaldia.com.ar con Elizabeth Palmieri.

En lo comienzo de la charla le preguntamos sobre su actividad, y explica; “Hola me crié en Ayacucho, y desde los 18 años me fui a estudiar a Mar del Plata, realice el magisterio en el secundario y vine a acá, para hacer la carrera de Ciencias de la Educación, aunque también me había ido un tiempo a Tandil, para poder terminar los estudios terciarios”.

Hablamos inevitablemente de su presente laboral, y del acompañamiento de su papá Luis, en esa actividad, a lo que responde; “Hay dos caminos que sean cruzado en este último tiempo, uno que es personal y el otro que es el profesional. Desde el primero siempre relacionado a la actividad de meditación y yoga,  el sonido terapéutico. Ese era mi camino personal propio para mi conocimiento y aprendizaje, para el bienestar mío, para una mejor vida. Ahora, como licenciada en Ciencias de Educación comencé hace un tiempo a trabajar con grupos para poder dar la posibilidad en los talleres que la gente se exprese, comparta sus ideas y bueno, por eso empecé con juegos y reuniones. Eso se convirtió en un  taller de meditación, luego se pasó a un taller sonoro y ahí surgieron las prácticas de armonización. Me llevó muchos años, pero el trayecto profesional-laboral está muy ensamblado con mi vida, y mientras trabajaba aprendí a vivir y mientras aprendí a vivir trabajado, ¿Se entiende no?

Volvemos a girar la conversación virtual, volvemos a referirnos a su gran momento, este presente de consultas, viajes y talleres más allá de esta situación y afirma; “En realidad vivo un buen momento, llegué hasta Ayacucho hace un tiempo y por esas cuestiones que parecen del azar, pero nada es casualidad, estaba haciendo otros pueblos y una amiga me dijo porque nunca regresaba ahí. Así que volví a compartir con la gente lo que hago por todo el país. Si bien esto pasaba antes de la pandemia, cuando los días martes miércoles y jueves estaba en Mar del Plata y el resto de los días viajaba por todo a la Argentina. Iba a Olavarría, Balcarce, Bolívar, Pergamino, La Plata, Tres Arroyos y muchas más lejanas. También a medida que los chicos se fueron haciendo grandes y fuimos suspendiendo los más lejanos para no dejarlos tan solos, como ahora que estamos esperando esta situación se resuelva, ya que todo tiene su tiempo, y volver a retomar esos caminos más largos. En este momento estoy haciendo las prácticas online y es una enorme alegría encontrar gente de todo el país, a cada momento se comunican de Río Negro, Córdoba e inclusive de Paraguay o de Estados Unidos”.

La consultada sobre cuál sería en si su actividad, lo que ofrece con sus servicios, sostiene; “En sí mi trabajo es de terapeuta especializada en el yoga Nidra.  Qué es el yoga de la meditación, para eso estudié educación pranayama (x1) que una de las distintas líneas dentro del yoga, no lo quiero ser muy complejo porque no sé si va a entender bien. Trabajó por instrumentos como cuencos de cuarzo, metálicos, toda la línea de tambores para la promoción del bienestar de las personas. Esto es para tratamientos de ansiedad. Estrés, autoconocimiento personal, para la calma para la armonía, desarrollamos técnicas que tienen que ver con eso, más en estos tiempos que está todo el mundo cómo pasados de rosca, para que de alguna justamente volver a nuestro eje volver, a la calma”.

Desde ayacuchoaldia.com entendemos que es un momento muy difícil, ¿Cómo vivís este momento?, le preguntamos. Y manifiesta; “Es que trabajo mucho, pero tengo que diferenciar, el antes y el después de la llegada de la pandemia. Eso se debe a que hay una modificación en la forma de responderte, o en el contenido de la respuesta. Antes había muchísima, pero muchísima gente en los salones, tuve reuniones con más de 100 personas y hasta 200 personas, en una relación cara a cara, dentro de un salón. Hoy con la pandemia, como las cosas son online y mucha gente que no tiene internet o tiene, o no se puede conectar o no tiene señal o no encuentra la forma,  bueno la ansiedad ha crecido sobremanera y está un poco se hace nada algunos no saben o no pueden o no tienen los medios para acceder a la conexión verdad”.

Consultada como se compone su familia en la actualidad ya presencia de su padre en la propia casa, y sostuvo; “Para mí ya se compone por mi papá Luis, mis hijos Renata, Marcos y Piero.- risas – . Si es toda una aventura a vivir con mi papá, yo siempre les digo a las personas y ahora te lo digo a vos también, los abuelos los mayores son nuestros maestros por su camino transitado. En las buenas y en las malas la enseñanza y el aprendizaje, sus grandes logros que han tenido y los grandes fracasos y dolores, yendo de un lado para el otro, no dejan de ser maestros también. Y eso es muy valioso. Asimismo la relación con los jóvenes, con los niños, por ahí no son las relaciones tan intensas que teníamos nosotros cuando éramos adolescentes en el pueblo, pero es una dicha mantener esta tradición tan intacta acá, a pesar de no estar en Ayacucho”.

Nos referimos a como es un día de ellos hoy, suponemos que no hay tiempo para aburrirse…Y afirma;”No, no, no por supuesto. El día se divide en cuestiones de madre y de profesional. También mucho de cuestiones de amiga ¿no? Es porque a lo largo del tiempo muchas de las personas que han ingresado a las prácticas de armonización y logran encontrar en sí mismas un estado de calma y de armonía. Caminamos juntas por lo que se convierten en grandes amigas caminantes y tengo la bendición de tener un trato diferente, ya que no son sólo asistentes a los cursos sino que tiene que ver con años compartidos, aprendizajes de tiempo-espacio, y como siempre digo nadie llega para allá. Cada cual llega en el momento oportuno y por una razón superior, magistral, para poder realizar su encuentro”.

También dialogamos sobre los protocolos que debió implementar y los cambios en su actividad con la pandemia, a lo que responde; “No estoy trabajando en los salones actualmente, presente un protocolo hace 2 meses. Al mismo me lo han ido actualizando, aunque no estoy trabajando con gente en los salones, ni individual ni en forma grupal. Sólo lo hago en forma  on-line y tampoco estoy viajando a otros pueblos. Supongo que para el mes de agosto me otorguen la posibilidad de hacer encuentros hasta 10 personas, pero no quiero realizar ninguna anticipación porque en sí no sabemos nada en concreto”.

Sobre la continuidad de las clases, ya que tenés chicos de distintas edades y además porque fuiste docente, ¿Qué pensás de eso? Y enfatiza; “Mis hijos han tenido la posibilidad de continuar con clases diarias semanales en el transcurso de toda esta situación. Ahora debo decir que también sé que hay otras familias, qué escuché por comentarios de la gente, ya que hay mamás dicen que sus hijos no tienen la posibilidad de una continuidad escolar, por diversos motivos, ya sea conectividad. Y de esas cosas he escuchado tantas… Yo estoy conforme con lo que se hizo. Falta por ahí la conexión directa con el docente, yo creo que nada reemplaza la relación empática entre el alumno y el profesor. El interjuego de conocimiento y demás aspectos. Quizás sobre la cuestión puntual, lo online es una posibilidad circunstancial, creo yo. Pero nada reemplaza a la relación docente cara a cara”.

Siempre en una charla interesante y amena, le preguntamos si ha podido ver las cosas de otra manera o forma, por lo que está pasada mucha gente ante esta situación; Y reflexiona; “Mucha gente ha sentido miedo. Quizás el miedo lo que hizo, es modificar cuestiones de su vida o cambios en las relaciones, en su hábitos. Yo no he sentido miedo particularmente, pero si una situación de crisis. Qué hace que uno se acerque a las cuestiones relativas por lo menos en mi caso, y he logrado un cambio. Es por un análisis positivo y no por una cuestión negativa, ni por miedo. Y por supuesto espero como todo el mundo los reencuentros, yo creo que no hay nadie que no esté esperando ese momento…Las comidas, las reuniones de amigos, las salidas, los paseos…Eso es inherente a nuestra humanidad”.

En este sentido, compartimos nuestra visión de lo sociables que somos…Y responde; “Y es muy particular, el argentino por su socialidad. También es inherente a la condición humana, y ahora con este distanciamiento social, estamos tratando de que no se convierta en un distanciamiento emocional, nos conectamos nos llamamos hacemos videollamadas buscamos distintas formas y medios para evitar el desprendimiento emocional, ya que nadie reemplaza a la sociabilidad…Lo qué es propio de la condición humana”.

Mientras profundizamos en los conceptos y posturas, no podemos dejar de mencionar que hay gente que cree que ya está la cuarentena, que ya pasó… ¿Qué te parece a vos, a tu entorno, a la gente con que tratás? Y sostiene; “Yo creo principio que nos tiene que haber servido todo esto para modificar hábitos y situaciones, Quizás ya hemos aprendido, tal vez considero, no sé si estarán todos de acuerdo es mi punto de vista u opinión, en que podamos aprender a convivir en esta situación a respetarnos a cuidarnos, y a continuar la vida de trabajo, de relaciones, todo en ese marco de calma. Espero que muchos pensemos, porque también no es la misma normalidad, sino una anormalidad actualizada. Ya es tiempo de que podemos hacer uso de la responsabilidad, de la libertad de las posibilidades. Es mi punto de vista”.

Sobre cómo ve que actúa la gente, vos qué tenés la particularidad de ver las cosas de otro punto de vista o de pensar la otra manera; ¿Qué opinas? ¿Cuándo hay manifestaciones anti cuarentena, por ejemplo, no ve que otras personas se mueren? A ello, responde; “Nosotros somos un sesgo de positividad y un sesgo de negatividad. Sabes que desde el origen de nosotros, como personas, como hermanos está la memoria. Nuestras células, nuestra alma, la versión del peligro, de la defensa, la forma de actuar ante situaciones conocidas…Y la pandemia es una situación desconocida. Eso que aparece en la apariencia, no deja de ser algo, reaccionamos con enojo, con violencia, con negación, con desacato…Mostramos emociones más oscuras, negativas y nos posicionamos en el sesgo de la negatividad. Hoy está pasando esto, por lo que debemos ser responsables, comprometernos, hacer lo posible para que todos podamos volver a nuestras acciones, nuestra vida laboral profesional y personal desde un respecto particular… Así que bueno, un viejo maestro hindú decía que si nos atrevemos a las prácticas de meditación, podemos cambiar el mundo y quizás es el momento porque en esas prácticas de meditación, unas piezas a desarrollar es la calma, la conexión, con un desarrollo con el otro que empieza a darse cuenta qué somos lo bueno y lo malo, lo bueno lo podemos emplear reproducir”.

Ya promediando la charla, le consultamos sobre su pensamiento particular, sobre lo que más extraña de Ayacucho, sostiene; “Lo que nos define, es la relación emocional cara cara. Si es con amigos, todo lo que tenga que ver con ellos con la gente que trabajamos es muy bonito. El abrazarse, el preguntarse, como estas, Qué te cuenten tus cosas, que sean familia. A veces vienen la mamá, el papá, la abuela, la tía a mis reuniones todos juntos. Trabajo en familia y esas cosas tienen que ver con el acercamiento social y no al distanciamiento social”.

Le cuento una experiencia personal…En estos días de encontrarme con una alumna que al verme me vino a saludarme y me gusta acompañarlos, estar presente le cuento… Y ser la voz de ellos En la escuela y me iba a dar un abrazo se venían a saludarme…Claro y eso no se puede, no podemos…Que pensas; y dice; “Pero bueno… Mira hemos superado como historia, como sociedad, cómo cultura grandes situaciones… ¿porque no está? ¿Porque no está? Para superar esto mañana, tenemos que empezar a modificarlo desde hoy, sembramos semillas que vamos a cosechar mañana, instalamos causas que serán convertidas en consecuencias. Pues bien, pongamos una causa de cambio, para poder tener una consecuencia de cambio favorable”.

Le preguntamos sobre sus amistades, compañeros de escuelas, relaciones con ayacuchenses desde siempre….Y afirma, “Sí sí por supuesto, mantengo contacto con el grupo de amigas íntimas y después, el hecho de trabajar en armonización muchas compañeras que en su momento gran sólo compañeros, No del círculo íntimo de amistades, se han acercado y mira, que es este es un ejemplo; Una compañera que era sólo eso, hoy se ha convertido en una gran amiga, es muy gratificante… Compartimos fotos, recuerdos, historias y por ejemplo recuerdo mi guardapolvo tableado con las pincitas….”

Y nos tentamos en decirle, Bueno ahora dirían la Palmieri usaba guardapolvo tableado todo formal, -sonrisas-; “si yo no sé mi mamá de donde había conseguido ese guardapolvos…Mi madre consideraba que el guardapolvos tableado era a lo mejor para mí. Era bien cerradito en la parte del cuello y medio atrás, o sea el parámetro de la comodidad estaba totalmente bloqueado, era aburrido para poder mostrar mi conformidad…Lo usé hasta que se puso viejo y no sé si me lo cambió porque no consigo el mismo modelo, o porque…”

Enseguida, nos viene a la mente decirle si ¿te quedó un karma con eso? Y ahí responde enfáticamente; “El concepto de karma está siempre con mal usado, socialmente karma se asocia a frustración a padecimiento, a sufrimiento. Sin embargo, tiene que ver con aprendizaje. Cuando vos decís te queda un karma, te respondo me quedó un karma, pero no en el sentido que se malinterpreta. Cómo sufrimiento, me quedó el karma, qué tiene que ver con el aprendizaje y eso yo quisiera que quede claro, que en ese momento fue de aceptación de las situaciones, solamente porque del adulto lo proponía. Así de esa manera, pude lograr el descubrimiento de la verdadera personalidad, pero me das el pie porque me dice mucha gente…Tengo un karma. Te quiero tener en las reuniones.  Te tengo que invitar a mis prácticas porque ya te agarre dos o tres veces con varias cositas para corregirte….-risas- Con lo cual sería muy bueno que pudiéramos encontrarnos. Tanto como vos como la gente para que se pueda propagar y extender está formas, también le cuento a todos porque así tiene que ser. Así lo entiendo, ya que no es tiempo de trabajo solo mío. Hay muchas personas que asocian trabajo a dinero, dinero a cobrar mucho. Hay que ser profesional ¿soy clara? Pues bien yo asoció trabajo a cobrar poco, para que sea accesible a todos y la persona que no puede pagar, asista igual porque tiene que ser un bienestar, un aprendizaje compartido. Así lo aprendí, así lo entiendo y así lo aplicó. Y la gente de Ayacucho que asiste, que son muchos muchos saben que así es, porque lo han vivido. Aquellos mismos cuando se quedan sin trabajo, cuando pueden pagar… Y no hay nada más honesto que la gente, sí me dicen yo no puedo ahora. Cuando consiguen trabajo lo abonan. No hay algo más honesto que la gente en libertad.

Va llegando el tiempo de la despedida, pero aún nos queda la duda… ¿Te dicen Noli, Colo, Peli? Sonríe nuevamente, y aclara; “No, no me dicen Eli. Pero mira la gente del pueblo, de nuestro pueblo, me dice peli. Pero cuando llegué a Mar del Plata, en la facultad me pusieron Colo. Así que cuando me decían Peli sabía que era de mi pueblo y cuando me decían Colocaron era de acá. Pero cuando empecé con las prácticas y los talleres, todos me decían Peli o Colo todavía,  pero me parecía que ninguna de las dos era la correcta…Un día una niña me dijo señorita ELI… Y creo que era la definición de uno mismo y de ahí en más me quedo ese, Y soy la señorita Eli, como mi recuerdo por el paso por la docencia”.

¿Y que recuerdos te quedan de Ayacucho”, sosteniendo; “No hay lugar donde vaya que no hable de mi tierra natal. Eso también lo sabe la gente, siempre donde vaya hablo de Ayacucho, de todo de los profes, las maestras, recuerdo a todos con mucho cariño. De la fiesta del ternero por supuesto, porque nosotros somos lo que somos en función de dónde nos hemos tomado las fases, las que hemos tenido, la raíces y después nos toca desarrollar a nosotros la parte del tronco. Aparte de las ramas, las raíces son el 50% de nuestra definición y el otro 50% se sostiene que son nuestras elecciones. Ese es un proceso pensamiento Celta”.

No podemos dejar le aclarar “bueno menos mal que no te mandé las preguntas, creo que ha sido mucho más rico poder mantener un diálogo virtual con vos, y no haber enviado las preguntas escritas-sonrisas de ambos-. Y dice; ”Ese es un problema de dejarme hablar a mí. Por eso te digo, se juntaron el hambre y las ganas de comer. El diálogo y la forma de comunicación es algo que nos define también. Te agradezco profundamente a vos a tu equipo, poder llegar a la gente con esta nota y agradezco profundamente este espacio”.

Ya en el final, le recordamos que esta nota obviamente es para nuestro Diario Digital www.ayacuchoaldia.com.ar  y la invitamos a adherirse como suscritora…Y ella se comprome en sumarse hoy mismo, para estar informada de lo que pasa en Ayacucho.

Antes de la despedida nuestro sinceramiento, y le decimos…Vamos a tener que trabajar la nota porque tiene muchos términos nuevos para nosotros… Y la entrevistada en forma zagas advierte; “Sí sí lo único que te pido que no me cambies lo de karma, porque eso está bueno para que podamos desprendernos algunos conceptos que nos condenan”.

No podemos dejar de comprometerla, para que nos allane el camino para acceder a su hija queda pendiente el contacto con Renata Haller, que es un personaje…Y orgullosa sostiene; “Sí mi niña…Cómo no con mucho gusto. Ella es una guerrera y defensora del clima. Hemos descuidado todo, las personas, el clima y estas son nuevas generaciones que estamos formando, que han venido para enseñarnos y entre todos hacernos entender como hay que modificar las cosas. Es un conocida en Mar del Plata, es una luchadora y una trabajadora, el tema del clima. Es una trabajadora en acción, junta cigarrillos y papeles en la plaza. Dirige grupos y da charlas y conferencias, tanto de la parte formal de la defensa del clima, como la parte de la práctica que es la limpieza. Como yo le digo; es la jefa y es la Obrera en la defensa del clima… Muchísimas gracias”

En la despedida, no negamos que la charla fue larga y fructífera, así productiva y de aprendizaje: Te mandamos un beso grande, y gusto esta charla en la que pudimos ser sinceros—-Y se va diciéndonos; “Me alegra muchísimo, de nada y me voy a adherir como suscriptora de ayacuchoaldía.com, un saludos a todos por allá”.

N. de la R; x1 Prana se puede traducir como energía o como respiración, mientras que ayama se traduce como regulación, control o dominio. Por lo tanto, podemos concluir que pranayama es la ciencia o el arte que enseña el conjunto de técnicas para controlar la respiración y la energía.

7 Comments

  1. Felicitaciones Elizabeth Palmieri por esta nota. Un placer disfrutar de todos tus encuentros, y recordar siempre las raíces de tu Ayacucho querido como siempre decis a cada pueblo que vas difundiendo ésta Terapia de Resonancia con Cuencos.
    Pronto volveremos a las clases presenciales🙏🏻🙌😘

  2. FELICITACIONES ELI. PRONTO ESTAREMOS JUNTOS DE NUEVO .Y VAMOS POR MAS MUCHOS CARIÑOS

  3. Silvia Macias Echauri – Aplausos 👏👏👏, felicitaciones por la nota realizada Eli Palmieri!! Un orgullo Ayacuchense 🙏🏻🙌😘

Deja un comentario