Marisa Bernardi: «Ay Ayacucho…mi pueblo amado»

Continuamos desde nuestro portal con esta intención de llevarles testimonios de los cientos y cientos de ayacuchenses que están radicados fuera de nuestra ciudad, y que si bien están afincados en algún punto del planeta, tienen siempre presente a nuestro pueblo. Hoy es el turno de Marisa Berbardi, quien se encuentra viviendo en Mar del Plata.

¿Contanos de vos Marisa, de tu actualidad, en donde estás residiendo y a qué te dedicas?

Les cuento que nací en Ayacucho, de esto hace más de 60 años, y hoy vivo en Mar del Plata con mi familia, casi toda. Me case en Tandil en el año 1980 y de esa unión nacieron 4 hijas mujeres, Nancy, de 38 años que hoy reside en España con su marido; María de la Paz de 37 años que se fue a Capital donde vive con su esposo y tienen una nena de 3 años; Cecilia, de 35 años que  vive acá y Marcela de 33 madre de unas gemelas de 3 añitos que junto a su marido viven también en Mardel.

Como verán, todas mujeres (remarca y enfatiza). Hoy ya jubilada después de una carrera bancaria de 35 años disfruto de mi estado junto a mi esposo, quien como yo es jubilado del Bapro y cerca de mis nietas e hijas. La verdad, que estoy muy agradecida a la vida.

¿Cómo vienen pasando la Cuarentena?

En relación a los momentos que estamos atravesando con la pandemia actual, nos cuidamos mucho. Por ejemplo, hoy (domingo 16 de Agosto) es la festividad del Día del Niño, y a mis nietas las saludé sin que bajasen del auto … llevamos con mi marido más de 140 días aislados, casi no salimos, nos traen los alimentos del super, el carnicero y el verdulero nos alcanzan carne y verdura. Si no es por algo fortuito no salimos. Nos consideramos grupo de riesgo, el virus está muy activo y espero que Dios ilumine a los científicos y tengamos pronto la vacuna.

Hablanos de tu familia tanto allí como en Ayacucho?

Relacionado con mis vínculos  en Ayacucho, mi amado pueblo, allí tengo familia muy cercana, mi hermano Guillermo y su familia, sobrinos, tías y primos, todos muy queridos. De hecho, cada vez que puedo los visito. Quizá no tan asiduamente como yo quisiera. En el cementerio descansan mis padres y mi hermano Domingo. Con tantos parientes siempre hay una festividad o acontecimiento que nos reúne, pero me debo a mi familia que residen lejos, ya les conté de España y Capital. Asimismo mi hermana Teresa, que vive en Bahía Blanca con su familia, es otro motivo donde debo viajar.

¿Qué recuerdos te unen a Ayacucho?

Mis recuerdos de Ayacucho son todos relacionados con mi niñez y juventud. Yo nací en mi propia casa sobre la calle Arroyo, a 2 cuadras de Avenida Solanet. Mi papá ya tenía una tornería, pequeña, pero en esa época trabajaba muchísimo. Con el tiempo nos mudamos a la calle San Martin al 1600 donde compró la propiedad anexando el taller que fue un referente para la ciudad y hasta pueblos vecinos.

Mi madre Jacinta Rivarola me dio los preceptos de rectitud y fe cristiana por lo cual estoy tan agradecida. De mi padre recuerdo que venían a buscar al gringo Bernardi cualquier día y hora para que hiciese trabajos de calidad y precision. No solo para el pueblo, sino para toda la zona rural. Como anécdota les cuento que trabajando en el Banco Provincia en Tandil me preguntó sobre mi apellido un cliente y si era familiar  del tornero de Ayacucho Juan Bernardi. Le contesté que era la hija a lo cual me refirió sobre la calidad del trabajo, su honradez y la hombría de bien de mi padre, lo cual me emociona hasta las lágrimas cuando lo recuerdo.

Hoy mis padres todavía son mi guía. Fui a la escuela primaria del Colegio de Hermanas y de aquellos años hoy conservo muchas amistades hasta un hermoso grupo de WhatsApp. La secundaria la hice en la Escuela Normal de la cual egresé junto a una camada de grandes personas. Con 19 años rendí examen y entré a trabajar en el Banco con destino en Bahía Blanca.

A los 2 años me trasladaron a Tandil donde conocí a mi marido, Héctor Ochoa, y hasta hoy estamos juntos y felices. Así de simple y hermosa mi vida.

¿Si te ofrecieran volver a radicarte en nuestra ciudad, qué dirías?

Alguna vez nos planteamos volver a vivir en mi pueblo natal, creo que si se hubiese dado la oportunidad real, yo podría haber regresado a mis pagos.

Gracias por haber aceptado dialogar con nosotros…

Con todo el cariño y emoción que me embarga, hago propicia esta oportunidad para dejar mi más grande deseo de felicidad y buenaventura a todos los ayacuchenses, y sepan que siempre estará Ayacucho en mi corazón.

9 Comments

  1. Amiga, que lindo volver a verte y saber de vos por este medio, tenes una hermosa flia, felicitaciines, ya nos volveremos a juntar, un beso enorme, que Dios te bendiga, hasta pronto

  2. Es necesario saber ……esto que es ¿?………Y si analizan un problema del pueblo y lo hacen visible ,y le buscan alguna solucion esto es puro chusmerio Historias familiares a quien le interesa tanto saber para creer en su devocion al pueblo…No sirve, con tanto problema en el pueblo …..Entiendo hay que vivir es un medio de vida…pero no lo hagan vacio de contenido .

  3. Hermoso leer lo bello que escribiste mami sos una grande como mami y abuela te adoramos y ub gran ejemplo de buena persona besotes.

  4. Hay mami hermosa de mi alma! Sos tan linda! Nunca había visto la foto en la.fiesta…. diosaaaaaa❤ QUERERTE SIEMPRE +

  5. Buenas tardes Luís, gracias por leernos y ser parte de la gran familia de Ayacuchoaldia.com.ar Saludos cordiales y gracias

  6. El comentario del tal Galarraga me parece de muy mal gusto, si Ud (notese que no me dirijo como si se tratase de un sr) no se porque se molesta en leer los chusmerios del pueblo si no tiene un apice de cordialidad ni de respeto por quien/es son destinataros de sus comentarios .Le recomiendo leer algo de mas nivel, algo que este a su altura…Con todo respeto le digo. Que tenga un buen dia de la patria.

  7. Me encanta leer historias de Ayacuchenses como yo , que nos radicamos en otros lugares y que siempre recordamos con amor nuestro pueblo

Deja un comentario