Fin del sueño olímpico en básquet: Argentina cayó en cuartos y se despidió de Tokio

El equipo nacional dirigido por Sergio Hernández inició mejor el encuentro, pero Australia le dio vuelta desde el segundo parcial y ganó por 97 a 59 para clasificar a las semifinales de los Juegos Olímpicos. Argentina fue eliminada.

Argentina tuvo un inicio de juego prometedor ante Australia, pero paulatinamente perdió rendimiento, en gran parte por un notorio crecimiento de su rival, y quedó eliminado de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, en los cuartos de final. Fue derrota por 97-59 para El Alma, que seguramente no volverá a contar entre sus filas con Luis Scola. El histórico y experimentado capitán albiceleste, de hecho, se llevó una emotiva ovación de todos los presentes al cierre del juego.

Los dirigidos por Sergio Hernández, últimos subcampeones mundiales, completaron un primer cuarto prácticamente perfecto. En ese período, sometieron a su rival defensivamente y estuvieron acertados en el aro rival. Tal rendimiento le permitió entrar en el primer descanso con una ventaja de 22-18.

Sin embargo, todo comenzó a cambiar progresivamente a partir del segundo parcial. Australia empezó a encontrar espacios por donde filtrarse y a mejorar su efectividad en tiros de campo, principalmente en los de larga distancia. Así, el conjunto océanico logró tomar las riendas del encuentro, para no soltarlas hasta el final del encuentro.

En desventaja, Argentina perdió cada vez más confianza y precisión en ataque, y ya no pudo contener a un Australia por demás entonado.

Los últimos minutos del juego en el Saitama Super Arena mostraron dos postales imponentes. La primera fue el llanto desconsolado de Facundo Campazzo en la zona de descanso, con la derrota consumada. La restante, el impactante reconocimiento que tuvo Scola. El jugador de 41 años fue reemplazado con menos de un minuto por delante, y el partido se detuvo para que reciba el aplauso no solo de sus compañeros y allegados argentinos, sino también de sus rivales, quienes incluso se pusieron de pie.

«Intenté apartarme de todo este tiempo y se me vino todo de golpe. Intenté mantener la compostura lo más que pude, pero me voy en paz. Quería llegar hasta el último momento trabajando a mi manera y lo pude conseguir», aseguró en TyC Sports el dos veces medallista olímpico (oro en Atenas 2004 y bronce en Beijing 2008).

N. de la R; fuente Súper Deportivo.

Comentarios

Deja un comentario