Eduardo Balcabao desde Mar del Plata: «Siento una enorme admiración por mi pueblo»

Algunos lo recordarán por su pasado en el Banco Nación, otros por estar parado en el arco de Ferro, con una postura imponente, elegante; y seguro todos coincidirán en su hombría de bien que lo llevó a tener un montón de amigos, y cosechar otro tanto cada vez que la vida lo llevó a un destino diferente por su actividad laboral. Hoy se suma a nuestros testimonios de ayacuchenses diseminados en distintos puntos del planeta Eduardo Rubén Balcabao.

Gracias por aceptar esta propuesta para Ayacuchoaldia.com.ar Contanos de vos Eduardo, de tu presente, dónde estás viviendo y a qué te dedicás en la actualidad

Antes que nada, les agradezco que me convoquen a recordar distintas etapas de mi existencia. Les cuento que en la actualidad me encuentro viviendo en la ciudad de Mar del Plata con mi esposa (Cristina Amanda Loscalzo), también oriunda de Ayacucho. Soy jubilado y para matar el tiempo me dedico a la distribución de material gráfico a los puestos de diarios y revistas de la ciudad, tarea que comparto con uno de mis hijos. Tengo dos hijos, Guillermo y Pablo (Bancario y Profesor de Educación Física respectivamente), tres nietas Angelina (16), Paloma (15) y Emma (9), trio que conforma mi razón de vivir, todos residen en esta ciudad.

Como para que la gente te ubique, contanos de tu vínculo con Ayacucho, ciudad en la que naciste y creciste.

Soy ayacuchense de origen. Recuerdo mucho mi niñez en la zona de la Avenida Colón y Poderoso, donde jugábamos a la pelota junto a Mingo Fabregat, Pichi Duffar, El gringo Varretone, el Flaco De Sabato, Jorge Miqueo, Perrone, Jorge Lareu y otros “vagos “del barrio. Así mismo solíamos pescar en el arroyo Tandileofú que estaba a cielo abierto a partir de la Avenida Colon. No me quiero olvida de la Escuela N° 7 donde cursé toda la primaria. Recuerdo varios compañeros, pero no hago nombre para no olvidarme de ninguno. Luego transcurrí mi adolescencia estudiando en la Escuela Nacional Normal ubicada en la calle H. Yrigoyen esquina Sáenz Peña (hoy Gulliver) donde me recibí de Maestro (Único varón de ese ciclo lectivo). En la actualidad integro un grupo de whastapp con los egresados del año 1968 con los cuales nos comunicamos asiduamente, la mayoría todas mujeres a las cuales les guardo un especial aprecio.

¿Qué recuerdos tenés de Ayacucho? Hace mucho que no venís a la ciudad?

De esa época recuerdo las reuniones diarias en la confitería Buen Gusto donde pasábamos el tiempo jugando al Casín y platicando diferentes temas junto a Arturo Medina, el Flaco Gaya, Horacio Alzueta, Marcos Allende, Jorge y Mario Jaramillo. Seguro me olvido de varios a los cuales pido disculpas. Tan poco puedo dejar de lado mi segundo hogar, el club Ferroviario donde jugué al futbol siendo arquero y al básquet por varios años, y con el tiempo integré su comisión directiva. De ese lugar recuerdo a Sanjurjo, Bentaverry, Soler, Jorge “Pato” Casaux, Palas, Bacci, Varretone, Meas, David, Coran, Gutiérrez, Godoy, Daquino, Garaboa, Jorge Cruz además de mi viejo Rubén como a tantos otros que colaboraban con la institución.

Ya mayor ingresé al Banco Nación donde tuve de compañeros a Salagoyti, Guisande, Campanini, Derauk, Deniro, Calvo, Campos, Lupiano, Echauri, Tarulo Perez, D’ Augerot, Martínez, Panetti, Bahileres, Estiven, Russo, Escurra, Contino, Rodríguez, Mansilla, Bolajuzon, Suárez, Albano, y Mariño. Continúe mi carrera bancaria por diversos lugares hasta llegar a Mar del Plata donde me radiqué.

Si te ofrecieran volver a Ayacucho, o mejor dicho, qué se tendría que dar para volver a nuestra ciudad? Pasa por tu cabeza?

En la actualidad sigo yendo a Ayacucho con asiduidad dado que la familia de mi señora, hermanos y sobrinos, se encuentran radicados allí y nos visitamos.

A pesar de tener mi vivienda en esa ciudad, pero teniendo en cuenta que mi familia está radicada aquí y a pesar de extrañar mi terruño considero dificultoso que a la brevedad regrese allí.

Sí les quiero decir y expresar mi admiración cada vez que visito la ciudad, su enorme crecimiento y el orden que impera en la mayoría de los lugares.

3 Comments

  1. Que bueno Eduardo!!!!contar tu trayectoria, tus recuerdos, me transportan a mis niñez y adolescencia.Eramos del mismo barrio.Ahora,.por suerte compartimos el grupo de promoción.68.Estamos más conectados.muy linda la nota!!!.Abrazo.

  2. Eduardo te felicito, muy linda nota. Gracias por recordarnos nuestra infancia , en la que compartimos el mismo barrio, la Escuela 7, la Plaza Colon, el arroyo y los chicos todos del barrio. Mas adelante en la Escuela Normal y la Promocion 68. » cuanto en comun » . Los que nos hemos alejado del querido Ayacucho , siemple lo tenemos en el corszon, y nos emociona saber y oir de el. Un abrazo enorme querido Edu.

Deja un comentario