El recuerdo de su familia para quién fuera Carlos Alberto Díaz

Falleció mi viejo. Lo recuerdo ferroviario, lector incansable (Ingenieros, Ortega y Gasset, Massuh, siempre Borges…), polemista aguerrido contra “las ideas de izquierda”, enredado conmigo en la primera de cambio en debates a muerte. Nunca dejé de advertir que en la dureza de los posicionamientos anidaba la preocupación por mi porvenir, mi seguridad, mi futuro, mi felicidad, en suma, mi vida.

Ni más ni menos que lo que en cuanto hijo creo que uno quiere y necesita de un buen padre. Desde 2009, una enfermedad implacable le arruinó la posibilidad de seguir vinculándose socialmente como solía gustarle y hacerlo. Pero esta muerte no va a poder con su vida, con la que mi vieja, mi hermano y yo nos referenciamos honrosamente por su digna memoria.

A partir de las 9:00 de este domingo 30 sus restos esperarán en la capilla del cementerio de Ayacucho la sepultura que realizaremos a las 10:00.

Darío Díaz y familia.

Comentarios

Deja un comentario