Ayacucho – El agua bajó y aumentó la tranquilidad de la población que se veía comprometida

favacard

Si bien la situación aún no volvió a la normalidad, el hecho que las lluvias se interrumpieran y el sol se apoderara de este domingo de elecciones, hizo que el agua baje, si bien los afluentes siguen “cargadísimos de agua”.

El agua viene y pasa con una fuerza asombrosa. Mucha, mucha y con gran potencia, a traviesa la ciudad de lado a lado por los canales y zanjas, que vale reiterarlo una y otra vez, están cuidadas y limpias para que esto suceda.

Igualmente, la gente es cautelosa con lo que pueda venir. Y es lógico, otra vez agua no…Lo dicen los afectados y los que no, ya que es una situación que llena de angustia, impotencia y desesperación a los que padecen las inundaciones.

Por suerte para todos, el agua que había, si bien era poca, desapareció del casco urbano casi en su totalidad. Y si bien hay alguna calle cortada, el agua bajo notablemente de acuerdo a la recorrida realizada por www.ayacuchoaldia.com.ar en el mediodía de este domingo.

Sin dudas que, la preocupación mayor ahora pasa por el estado de los caminos rurales. El agua sigue en los campos y esto afecta a los suelos y también los caminos. Algunos ya deteriorados antes, otros se suman con este último día de lluvia que fue el viernes.  Por ello mucha gente está saliendo a buscar víveres y luego regresa, como puede, utilizando distintos medios de transporte.

 

 

 

Baterias Mateo